Blue Dragon (360)



Hoy tenía un ratito libre, escaso como para empezar un juego nuevo y demasiado como para no hacer nada. Me dije "¡vamos a sacarle unos logritos al Blue Dragon!" No me gusta dedicarle tiempo de más a un juego sólo para esto, pero me constaba que habría alguno facilón y otros de enemigos interesantes. Además confieso que hace tiempo que siento una pequeña rabia en mi interior, puesto que terminé el juego (50 horitas) y sólo saqué unos ridículos 35G. El buen jugón no consiente tener un juego en su perfil con menos de 100G, así que me disponía yo a remediar esta terrible tragedia.
Mi sorpresa fue grande y mi rabia aumentó al darme cuenta de que tenía dos partidas guardadas (¡DOS! ¿desde cuándo yo guardo mi partida en más de un archivo? no es propio de mí, me siento avergonzada U_U). Me dispongo a cargar la primera. Vaya, está en la batalla final y no hay forma de tirar para atrás, el único camino es terminárselo y empezar una partida nueva. No me sirve. Cargo la segunda, que tiene tres horitas menos en su haber (la de la foto que encabeza las líneas y realizada con mis pésimos dotes de fotografía). ¡Oh no! El maldito, repugnante, asqueroso y detestable Cubo Primigenio. A ver quién sale de aquí ahora... yo, desde luego, no. 35G no está tan mal :)

Si a mí Blue Dragon me gustó. Es un RPG a la antigua usanza, con diseños 100% Toriyama-sama y una historia muy simpática en general. Sobretodo me encantaron los distintos pueblos y sus habitantes, tenían mucha vida (^_^) Lo que no se entendía eran las brutales caídas de framerate en los combates. Aisss, pero en el último momento ya me empezó a parecer repetitivo con tanto diseño ancestral y tantas mazmorras laberínticas y clónicas. Sólo quería que terminará ya y... ¡terminó!
Con la tecnología de Blogger.