Final Fantasy III (DS)



Quizá este análisis tendría más sentido si hubiera jugado al original de 1990, pero no es así. De todos modos son más de 70 horas (¡seguro! aunque el juego marque 50 al llegar a ver los créditos finales) las que le he dedicado, así que me autoconcedo el permiso.
Si tuviera que definir este juego con una sóla palabra, sería sin duda: tosco. Y difícil, muy difícil. Es tan chungo que llega a ser tremendamente frustrante. Eso es lo más destacable del juego: es un auténtico reto. Todo lo demás pasa por alto. Creo que fácilmente me olvidaré de su trama vacía, de sus personajes poco desarrollados, del sistema de combate repetitivo e incluso aburrido. Lo que siempre voy a recordar será la rabia que me ha causado jugarlo.

A medida que lo jugaba iba imaginando cómo debían verse en la NES todos los mapas y mazmorras que iba recorriendo. Los gráficos 3D están bastante conseguidos, aunque el estilo muñecajo-poligonado-cabezón ya esté muy explotado en la DS. Lo que más lástima me da es que durante el transcurso del juego no se hayan currado ni un sólo vídeo como el de la preciosísima intro que tiene.
El tema de la historia preferiría ya ni tocarlo. ¡Tantas horas y tantas vueltas por los mapas! Tantas veces tuve que repetir 3 o 4 horas de juego porque me mataban en una batalla que parecía inofensiva y no había recordado guardar partida... la verdad es que sería incapaz de explicarla entera. Uno va jugando con la sensación de que te vas a perder en cualquier momento. Y así es, no te guían absolutamente NADA a través de la trama. Por eso lo de tosco.
Clásico en su sistema de combate (lógicamente), así que se vuelve repetitivo y cansino rápidamente. Lo peor es que levelear es fundamental para poder seguir avanzando, ¡está tan mal ajustada la curva de dificultad! de repente te sueltan en un castillo donde necesitarías 10 niveles más de los que ha sido posible conseguir en lo que llevas de vicio. Diré más: llegué a la mazmorra final con nivel 60 y tuve que subir hasta 80 por el mapamundi hasta poder pasarme el juego. Una tortura O_O
En cuanto a la música no tengo nada que reprochar. Es bonita, aceptable, llevadera.

¿Rejugable? no como tal. Puedes seguir subiendo niveles y dirigirte a la cueva extra de ultra-dificultad extrema que aparece al terminarte el juego. También habrá a quien le haga gracia conseguir todos los objetos y armas. A mí no. ¿Recomendable? aunque parezca que lo aborrezco... sí. Es un clásico y hay que jugarlo. Un 90% de los defectos que nombro es por tratarse de un remake de un juego de hace 18 años, así que son absolutamente admisibles.
Con la tecnología de Blogger.