Worms (PSN)



El Worms es una fórmula original, lo fue en su momento y lo sigue siendo ahora. De vez en cuando apetece jugar una partida y hacerlo en consola es, definitivamente, mucho mejor que en PC. Ahora bien, ¿es justo seguir pagando por él? Jugué a Worms por primera vez cuando tenía 7 u 8 años... han pasado más de 10 y sigue exactamente igual, invariable. No hay armas nuevas, no hay nada nuevo.

Mi equipo de Purritos ha tenido que pasarse los 20 desafíos un buen puñado de veces para conseguir tener los trofeos al 100% y lo que era el único modo mínimamente novedoso, ha acabado siendo un poco pesado. Los gusanitos que mueve la máquina pueden ser desde terriblemente tontos a poseer la increíble capacidad de calcular con exactitud una granada desde la otra punta del mapa para que se cuele por la grieta exacta, explote en un momento justo y haga estallar un barril que hace saltar por los aires una mina que llega justo al lado de un gusano enemigo al que, por supuesto, matará y éste al morir nos dañará nuestro último gusano con vida con la explosión de su lápida. Chupado.
A parte de la rabia que produce a veces, Worms es Worms, y es divertido.
Con la tecnología de Blogger.