Final Fantasy VIII (PSX)


Este va a ser un análisis extraño, puesto que se trata de un juego con muchos años a sus espaldas, con una crítica excelente, con buena reputación y que, en defintiva, se podría enmarcar en las listas de "clásicos del videojuego" o "juegos imprescindibles". También es extraño porque yo no lo jugué en su momento, este ha sido mi primer acercamiento, y no sólo la decepción ha sido mayúscula, sino que es el PRIMER juego en toda mi vida que dejo inacabado voluntariamente. Me da pena porque nunca sabré cómo termina la historia, también porque pensaba que nunca llegaría a hacer algo así, y mucho menos con un juego tan valorado. No es que yo sea especialmente exigente a la hora de ponerme frente a un juego, pues suelen gustarme churros que la gente no soporta e incluso me trago sistemas soporíferos o mazmorras absurdas. Pero no puedo, lo siento fans de Final Fantasy, lo siento por toda la gente que me lo recomendó: aborrezco el Final Fantasy VIII.

Debo decir que tengo las ideas muy claras en cuanto a su calidad y aspectos. Por un lado, hay algunas cosillas que me encantan: las cinemáticas y cómo Square alardea de ellas casi a la mínima oportunidad; la Triple Triada me ha tenido enganchadísima, a los PNJ les hablaba directamente con el cuadrado xD; algunas escenas entre Squall y Rinoa son muy tiernas *_*; y me ha gustado especialmente poder leer los pensamientos de Squall en casi cualquier momento, una forma muy directa de conocer al personaje y que a veces me sacaba una sonrisa.

Por otro lado: odio el sistema de Enlaces, engorroso como él sólo y pesadísimo, tampoco me gusta el sistema de combate ni de GF, ni ningún otro aspecto de batallas o interfaz en general; La historia tiene algunos puntos muy burros que le quitan todo el encanto de golpe, como Edea diciendo de golpe "¡ah! que no soy mala, sólo me había poseído una bruja" Ok, todo el carisma se esfuma en una sóla frase. Tampoco tiene mucho sentido que Squall de repente se enamore de Rinoa. A ver, si hemos podido saber tus pensamientos en todo momento y nunca mostraste ni un ápice de interés, ¿a qué viene ahora? Sucede de súbito y muy forzado, aunque no negaré que una vez lo meten en la historia ya se implementa perfecto en los pensamientos de él. Y así un largo etcétera de cosas que odio en el juego, como las magias que son como ítems, los combates pepinos que no otorgan experiencia o lo aburridísimas que son las animaciones que hay que tragarse cada vez que te pones a invocar.

Total, que al final lo he dejado estar a finales del tercer CD, justo antes de la batalla con Trueno y Viento. Llevaba casi 44 horas de juego, los personajes que llevé en el equipo siempre (Squall, Irvine y Selphie) rondaban el nivel 40, los demás no pasaban del 20. Me dejé tropocientos GF por el camino y perdí todas mis cartas. Siempre iba apurada de dinero y he tenido que tirar de guía varias veces porque me ponía nerviosa en ciertos puntos. Odio que los enemigos suban de nivel conmigo, porque no me sirve de nada levelear para no tener tanto problema en los combates chungos. En conclusión, se podría decir que mi experiencia con este RPG ha sido totalmente fallida. No hemos sabido entendernos, lo he jugado a tandas tan espaciadas que ya ni me acuerdo de cómo comenzaba la historia, no me ha enganchado en absoluto y le he cogido manía. Sí, se podría decir que a nivel personal lo detesto... ¡PERO! al menos ya sé cómo es, conozco sus personajes y su sistema y, si he de mirarlo en un plano totalmente objetivo, puedo decir que entiendo que a mucha gente le encante y sea su favorito, pues es muy original en muchísimos aspectos y estoy de acuerdo en que desprende una gran calidad.
Con la tecnología de Blogger.