Fragile Dreams -Farewell Ruins of the Moon- (Wii)


Fragile lleva mucho tiempo siendo uno de mis juegos más esperados para Wii. Le he seguido la pista, esperé y esperé, incluso no me molestó el mes de más que tardó en salir la versión española... incluso la semana extra de demora no me quitó la ilusión. El que me la quitó fue el propio juego. Os presento a Fragile (saluda), mi decepción del año. Y por cierto, ahora ya sí puedo confirmar mis sospechas: se trata de un survival horror con todas las de la ley, de RPG nada (que parece que había esa creencia entre la gente "^_^)

Como nota final le daría un 6'5 y, de hecho, me atrevería a decir que los medios que le dieron más fue porque no pasaron de la mitad del juego, donde el desarrollo no hace más que empeorar para culminar en un final bastante pobre. Pero vayamos por partes...

Creo que el problema principal de este título es el cómo se ha desarrollado todo a partir de una idea que, a priori, era buena y daba para mucho. De hecho, la propia historia va torciéndose de una forma que no lleva a ninguna parte, a ninguna conclusión, a nada que merezca la pena.
Nada más comenzar a mover el personaje, te das cuenta de que el control es bastante ortopédico y los gráficos muy mediocres, con los cuales fliparemos cuando más adelante, en un punto concreto, llegan a sufrir incluso caídas de framerate (mal programado). Eso sí, la ambientación está bastante cuidada y algunos detalles te sacan incluso una sonrisa.

Si hablamos de historia, no queda más que realizar una mueca conforme vas viendo por dónde quiere ir el guión. Una patata. El final es muy, muy triste. Y no por dramático, sino por falta de interés y escenas que no vienen a cuento.
Si hablamos de duración, estamos ante unas más que decentes 15 horas para el género que es. ¡Ah! pero espera, también lo pongo en el saco de los defectos. ¿El problema? Alargado artificialmente con "misiones" absurdas, persecuciones constantes y aburridas, pasillos ETERNOS en los que no ocurre absolutamente NADA y vacíos de cualquier cosa para ver. Las escaleras son larguísimas, los pasillos largos, los puentes largos, todo es largo con el objetivo de tenerte manteniendo el joystiq inclinado durante minutos sin hacer nada más. La cuestión es que este síndrome pasillero no se hace notable hasta esa mitad del juego de la que he hablado, cuando el juego comienza a abusar de ello de una manera pasmosa. Un tostón, en serio T_T

Se podría decir pues, que lo único bueno que tiene este juego se reduce a su fantástico diseño artístico -aunque no muy bien plasmado en los personajes del apartado ingame-; la banda sonora, que es maravillosa; y, finalmente, algunos detalles concretos, como las historias que leemos en las memorias de los objetos, las pantallas que separan un "capítulo" de otro, o cierta escena entre Crow y Seto, MUY divertida e inesperada xDDD.

Definitivamente, no se lo recomendaría a nadie, excepto que conociera el juego de antes o que tuviera la Wii como única consola. A pesar de lo que la gran mayoría pensábamos, ni es una pequeña maravilla (tampoco nadie dijo nunca que iba a ser una obra maestra) ni un sleeper, ni un imprescindible del catálogo. Tri-crescendo, mal esta vez U_U
Con la tecnología de Blogger.