God of War III (PS3)


BRU-TAL.
Así se define la trilogía God of War, como absolutamente fantástica, imprescindible y casi una obra maestra. Habiéndome terminado el tercero puedo decir que las sensaciones han vuelto a ser muy similares a las que viví con el original; ahora mismo no sabría decir cuál de los dos me gusta más (>_<) Una pasada.

Kratos es un personaje bestial, y no hablo sólo de su fuerza bruta, sino de esa rabia plasmada en todo él, esa determinación y esos remordimientos tan profundos que lo mueven a ser pura destrucción. Si hablamos de GoWIII, el apartado técnico acompaña en unas expresiones cargadas de sentimientos (aunque sean malvados xD) y una experiencia única. ¿Se nota que me ha encantado? Menudo vicio, desde que le puse las manos encima no he podido parar... creo que lo empecé anteayer "^_^ Durante dos días lo único que he hecho ha sido estar pegada a la PS3 viviendo toda esta formidable historia de Dioses y Titanes. También es cierto que muy largo no es, casi 10 horitas.

Aspectos que han mejorado: la dificultad ha vuelto a subir ligeramente, más objetos que destruir en los escenarios (no tantos como en el uno, pero más que en el 2), armas ligadas a las magias (puede parecer simplificado, pero a mí me ha gustado mucho el cambio), doblaje mejorado, variedad de situaciones magistral, y una brutalidad llevada a los límites gracias a la alta definición. El final también me ha gustado mucho.

Como siempre, no repaso escenas porque todo en este juego es sublime. Han recuperado todo lo que hizo grande al uno pero sin caer en lo monótono, sin repetir fórmulas y con un montón de novedades geniales. Sí, el original era una pasada por la historia que contaba y todo eso... pero el tres lo supera en TODO.
Con la tecnología de Blogger.