Rooms: The Main Building (DS)


Rooms: The Main Building es un juego original de PC desarrollado por HandMade Game (estudio que no ha hecho nada más relevante) en 2008. Dos años después, Hudson lo llevó a Wii y Nintendo DS, siendo la propia Nintendo la que lo distribuyó en nuestro país, como parte de esa gama de juegos "de pensar" que tan buenos resultados le han ido dando en la pequeña portátil.

No es que Rooms sea muy conocido a nivel general, así que voy a explicar un poquito de qué va.
Se trata de un juego de puzles guiado por una historia, como podrían ser los Layton o el Henry Hatswowtororoth, guardando las distancias entre unos y otros. La premisa en cada desafío de Rooms es la siguiente: tienes varias habitaciones que hay que mover para que el personaje llegue a la salida. En las habitaciones podemos encontrar diversos elementos que tienen efectos diversos y que, muy acertadamente, se van introduciendo al jugador a medida que se avanza en el juego. Los armarios teletransportan la sala (sin mover al personaje de la posición), los teléfonos teletransportan habitación + personaje, las velas nos permiten hacer estallar las cajas de explosivos, etc. Nunca se llega a sentir que la fórmula se agota, porque hasta el último momento se están presentando nuevas cositas que cambian la forma de ejecutar las acciones en cada sala.

En total hay cuatro mansiones, cada una con varios niveles. Al completarlos, vamos consiguiendo objetos y pistas para avanzar en la trama principal, en un escenario a modo de aventura gráfica muuuuy simplificada. Este aspecto es secundario, en realidad, así que simplemente es un añadido graciosete para no estar todo el rato resolviendo puzles sin parar.

Hay dos formas de completar cada nivel, y es que cada habitación tiene una ilustración de fondo que, juntando con las otras, forma una composición (normalmente edificios de época). En este punto el juego hace un muy buen uso de las dos pantallas, siendo abajo en la que interactuamos mediante la táctil y con una réplica simplificada arriba, que permite discernir con claridad cada elemento. Esto es muy importante a la hora de resolver los puzles, pues nos da pistas de cuál debería ser nuestra próxima acción. Si, al salir por la puerta, las habitaciones han quedado en la posición correcta para la composición de la imagen de fondo, nos darán una pieza de puzle dorada. Si, por el contrario, nos las hemos apañado para salir de cualquier forma, pero no es la más óptima, será tan sólo de plata. Esto plantea un reto extra, claro. Y sí, no paré hasta tener todos los niveles en oro xD.

Tema de dificultad: el juego es chungo. La fórmula es muy original y mola mucho, pero te rompes la cabeza para resolver según qué niveles. Yo sólo lo recomendaría a esa gente que les guste mucho este tipo de juegos, porque para alguien que lo pruebe sólo por curiosidad puede ser altamente desesperante (U^_^)

Lo que más me ha gustado del juego es su estética, la verdad. Ese aire victoriano que se lleva es sencillamente hermoso. Los movimientos del personaje al desplazarse por las habitaciones me dejaban embobada, a pesar de que fueran todo el rato los mismos. Me gusta sobre todo cuando se mete por dentro de la puera de salida. Yo soy feliz con una tontada así de grande. ¡Es que de verdad es súper bonito! La música, que de variedad no presume, es también preciosa. Todo el diseño artístico me encanta y me hacía pensar en un juego de otro género que aprovechase esos sprites tan cuquitos. Sería brutal =3
(Y que sí, que como juego de puzles es de una calidad muy notable xD).
Con la tecnología de Blogger.