Gravity Rush (PSV)

Desde el principio de los tiempos¹ que Gravity Rush fue uno de los juegos más atractivos para la Vita. Primero, porque era una nueva IP y exclusiva para la consola. Segundo, porque la gente que lo estaba creando no son precisamente unos cualquiera. Tercero, porque tenía una pinta estupenda y muy original. Y cuarto, porque quería poner un cuarto punto.

Ahora el juego está gratis para los miembros de PS Plus, así que no he tenido que desprecintar el mío para jugarlo =3 Te amo, Sony, grashias por cuidar de mi colección :*

Gravity Rush me ha sorprendido MUCHO. Ya esperaba algo fresco y diferente, porque el propio concepto de manejar la gravedad, por narices, te ha de poner en unas mecánicas que no son lo habitual. El tema está en que eso ya me lo podía imaginar y no decepciona, pero donde me ha impresionado Gravity es en otras cosillas.
Cuando lo empecé ya sentí que estaba jugando algo que abunda poco, que son las aventuras como tal. Ya se ha hablado muchas veces (o quizá no, pero yo ya he expuesto mi opinión otras veces y no quiero repetirme xD) de que las aventuras prácticamente ya no existen. Y, cuando sale alguna, en seguida le está siguiendo a la zaga a los Zelda. "Es un juego tipo Zelda". OK, es una aventura. El género tiene nombre, ¿sabes? xD.
Precisamente las aventuras, por su escasez, porque suelen acabar transformadas en híbridos con algún otro género, transmiten unas sensaciones que, al no estar acostumbrados, te transportan a un mundo atrás, muy atrás, cuando tu edad no tenía más de una cifra y los juegos se sentían de otro modo. Eso me ha pasado con Gravity, que sin ser un juego excelente, que no lo es, tiene mucha personalidad y fuerza.

Su apartado visual, que es muy bonito y se sabe sacar partido a sí mismo (por ejemplo, con el desdibujado a la distancia), me ha encantado. Más aún sus artworks, que son preciosidad absoluta. Pero aún más me ha gustado, ¡y ya es decir!, su banda sonora. Pufffff, su música es extraordinaria. Yo no sé cómo definir lo que despiertan las melodías de este juego en mí, es un sentimiento extraño e indescriptible. No es que simplemente sean bonitas de oír, es que te meten como algo más en el cuerpo, no sé xD. ("¡Loca, locaaaaaa!" Valeee T_T)

Ya llego, ya, al apartado que supuso mi mayor sorpresa, y no es otro que la historia, diálogos, ambientación, temática, narrativa y todo lo que quieras meter relacionado en el saco. Estoy pasando una época muy crítica en este aspecto. De repente, me volví terriblemente exigente con este tema en los videojuegos (no sé por qué sucedió, yo no quería, mama). Gravity Rush te presenta un guión fluido y natural (la localización al español desborda calidad) y, pese a ser considerado un juego más bien corto -unas 20 horitas, se dice-, no paran de suceder cosas en la trama, el ritmo es bestial y, sin embargo, consigue no pisarse a sí mismo. Hace un momento estabas resolviendo un problema X y ahora resulta que estás en la dimensión Y haciendo otra cosa totalmente distinta. Aún así, consiguen que todo enlace, que hasta la misión que parece que empiece con la motivación más tonta acabe teniendo un significado de peso en el argumento completo. En este sentido aplaudo el gran trabajo.
Ahora bien, lo que a mí me ha alucinado es la temática del juego, los palos que toca, cómo los toca, cómo transmite y cómo lo cuenta. Cuando empieza la aventura, vas con la idea de que esto será la típica historia funcional de prota amnésica, antagonista que envía bichos malos para causar destrucción y lucha final entre ambos que, incluso, puede acabar en que antagonista se vuelva bueno. Nada, absolutamente NADA, más lejos de la realidad. Es mentira todo, Gravity Rush no tira de tópicos: tiene una trama maravillosa, cargada de mensajes y lecciones de vida. Desde la gente malhumorada de Hekseville hasta los niños abandonados, pasando por los adolescentes ajenos al mundo real, los adultos que hacen oídos sordos y las realidades que construye cada uno a través de sus ojos y sueños.

Lamentablemente, como buen producto japonés no desaprovecha ciertas ocasiones para ensuciar toda esta belleza con fanservice gratuito. Porque, si no, explícame esa necesidad de que Kat aparezca desnuda tantas veces en las escenas de cómic. Ahora porque se ducha, ahora porque duerme. Y claro, siempre se le ha de caer la toalla o la sábana. Bravo, bravo, pasamos de un personaje femenino con carisma y valores a sexualizarla vilmente. Me da pena :(

Sobre la jugabilidad, me ha gustado mucho todo cómo se presenta. Desde el mundo abierto hasta el sistema de mejora de habilidades, así como las misiones extra como la búsqueda de la pareja perdida en el espacio-tiempo (que puede que ni te enteres de que existe si te pasas el juego a saco xD) o los enemigos raros secretos de las Grietas. Los desafíos ya no me han molado tanto -ni en éste ni en ningún juego, por lo general U^_^- y la mecánica jugable peca de tener muy mal ritmo. Todo lo contrario que con la narrativa, en el tema jugable no saben "medirse", abusando demasiado de cada recurso y alargándolos más de lo que complace al jugador. Tampoco es que sea un destrozo, ni mucho menos, sólo que a nivel jugable tiene un equilibrio mejorable. No es que llegue a aburrir en ningún momento, pero tal vez no invita a sesiones tan largas (siendo que yo considero 3-4 horas una sesión normal/corta xD) como sí hacen apetecer otros juegos.

En definitiva, es un juego muy chulo, must have de la portátil (y no por falta de catálogo, nop), con los apartados artísticos de 10 y el apartado jugable, aunque muy original y fresco, algo mejorable.


¹De los tiempos en que empezó a existir PS Vita.
Con la tecnología de Blogger.