¡Vi-a-Jero en... París! (Enero 2013)

Este finde pasado, del 11 al 13 de enero, lo pasé en París (๑◕◡◕๑) El viaje surgió de manera bastante repentina y bueno, aún estoy flipando de que se realizara xD. Nunca había estado en Francia, así que era la primera vez que visitaba tierras parisinas. Claro, esto significaba pasearme por los lugares turísticos más característicos, aunque la motivación principal del viaje fuera otra...

El viernes 11 al mediodía estaba en el aeropuerto de Barcelona cogiendo (justito, justito U^_^) el vuelo que me llevaría a la belle France. Como siempre, pasé apurito en el despegue y el aterrizaje, pero lo cierto es que la mayor parte del viaje estuve durmiendo. El otro poquito leyendo la Retro Gamer, que era mi entretenimiento de emergencia. También me llevé la DS con el FFVI, pero al final no lo toqué ni una vez. Si es que fuera de casa me concentro poco para jugar...

Después de algún lío para encontrar cómo salir de la estación (al final tocó colarse detrás de alguien, porque el ticket no dejaba salir >_<), me ví por primera vez en París. Olor a crepes y chocolate por la calle, muchos tejaditos monosos a lo Gravity Rush y BSO de vez en cuando gracias a los músicos callejeros. No está mal xD. El día que llegué ví la Republique y la Bastille. Son estatuas en plazas y tal, no tienen mucho misterio. En el paseo pude comprobar que París está lleno de restaurantes, y encima están súper concurridos. Puede que influyera que estábamos en viernes tarde-noche, claro. En todo caso, el que más me impactó fue una marisquería en que les servían bandejas de varios pisos con una de crustáceos flipante. Me quedé alucinada :O

El paseo siguió hacia el río Sena, vi Notre Dame de lejos y después subimos de vuelta al hotel. De camino, paramos a cenar en un restaurante con las pizzas más deliciosas del cosmos. A la camarera del lugar le hacía gracia que fuéramos españoles, así que nos habló un poquito (lo intentó) y luego al irnos nos dijo "¡buenas tardes!" y yo "¡buenas noches!". "Buenas tardes" con todo oscuro y a punto de irnos a la cama no parece muy apropiado xD.

Ya regresamos al hotel para dormir. Llámale hotel, llámale edificio desastroso, porque para ser de 3 estrellas daba pena. Los pasillos daban miedito, tan oscuros y con los suelos torcidos. En serio, yo sentía que siendo huésped de ese lugar me vería involucrada en un crimen sí o sí. Por la noche tuve pesadillas y dormí muy mal, pero da igual :D Al día siguiente esperaba una gran caminata.

El sábado 12 fuimos a desayunar a una cafetería muy monosa. Yo me pedí un capuccino riquito y un croissant =3 Después fue un no parar de caminar, pasando por el otro lado del Sena para contemplar lugares emblemáticos varios, como la torre Eiffel (que subimos medio a pie, medio en ascensor), el puente donde están todos los candados de los enamorados (fenómeno que popularizó el libro de Federico Moccia. Y no, no pude poner ninguno, snif), el museo del Louvre -sólo verlo por la zona interior-, Notre Dame de cerca y por dentro (¡vi las gárgolas!), una estatua de Jeanne d'Arc, la noria esa gigante y más cosas. Al final llegamos a una avenida gigantesca llena de tiendas de ropa y pijadas del estilo, todo muy comercial. Ahí encontré una tienda de Sony muy chula con tres plantas ^^

Comí un crepe de chocolate con platanito ¡y menos mal! La caminata siguió, pero más aún cuando me encapriché con conseguir un tomo de Haruhi en francés para la colección. Recorrimos sitios, preguntamos a todo dios (entendiéndonos como podíamos con los franceses), pero no hubo forma de encontrar una dichosa tienda de manga. Cuando por fin llegábamos a algún sitio que vendiera, Haruhi estaba desvalijada. Lo único que conseguí ver fue un tomo 8 del manga en Virgin, pero estaba tan estropeado que no me lo llevaba ni borracha.

Fue misión imposible encontrar nada de Haruhi para llevarme de souvenir, pero es que toda una serie de infortunios se confabularon en contra. Para empezar, es que el manga es MUY popular en Francia. No es como si estuviera buscando nada raro, pero entre que unos se confundían con la dirección que nos daban, el Fnac se pronuncia de una forma chunga en francés ("forhome" o algo así xD) y... mis pies. Oh, mis pies. En la tarde del sábado, de regreso al hotel, salían a relucir una pupas monstruosas que deformaron mis deditos chibi. El izquierdo tiene (porque ahí sigue xD) una pupa que es casi más grande que el propio dedo. De verdad me hizo mucha pupa la caminata, no podía andar (U^_^)

Conseguimos que el recepcionista nos diera aguja, mechero, tiritas y algo parecido a agua oxigenada. Así, procedimos a la cura y después decidimos salir otra vez a por Haruhi (soy una pesada T_T). Yo no podía caminar casi, así que pillamos un taxi, que nos dio vueltas mil para llevarnos a un centro comercial cercano, donde se suponía que había un Fnac (y ya habíamos visto que cerraban a las 23:45h). Pero, ¡ah! sorpresa. No lo comprarás, no. Porque el taxista no tuvo la lucidez de comentarnos que el susodicho centro comercial estaba aún en construcción, con lo cual cerraba a las 8. Ooooook. Hemos pagado un dinerito majo para que un taxista nos time y nos deje lejos del hotel, desde donde tuve que caminar de vuelta. Porque claro, como yo no estaba inválida ni nada... xD.

Cosas que pasan, oye. Al final acabamos cenando al lado del mismo hotel, LOL. Mis pies morían de dolor, así que yo iba descalzándome a cada ocasión, que como llevaba botas no se notaba xD. Cenamos en un sitio bastante chulo. Yo me pedí una ensalada con queso y pavo y mil historias que era gigantesca, pero estaba muy buena, y como habíamos caminado tantísimo y no habíamos comido al mediodía, me la zampé con toda el ansia, jejeje.
Volvimos al hotel y a nonir. ¡Mañana era el gran día!

Nos despertamos algo tarde y, después de comprobar que seguía tan coja como el día anterior, decidimos ir en metro hasta los destinos que había programados para este día. Por la mañana fuimos a Monmartre (donde se rodó Amelie :D), que era muy bonito ( *_*) Lástima de tenderetes de turismo y timos del cordoncito...
Comimos un bocadillo calentito y un pastel de flan (¡¡muy bueno todo!!), y ya cogimos el metro para dirigirnos a la mazmorra final, el verdadero objetivo de todo este viaje: el concierto de Final Fantasy, con Uematsu ahí presente, en el Palacio de Congresos. No cuento más sobre el magnífico evento porque ya tendrá su propia entrada xD.

Leyendo Retro Gamer en el avión =3
Había que ser raudos una vez terminado el concierto, porque el vuelo de vuelta salía a las 19:30. Sin embargo, un metro abarrotado de gente, una concurrencia abrumadora en todas partes y mis pies inútiles ponían todo en nuestra contra. El no enterarnos del idioma, que los franceses se enrollan mucho y no entienden el concepto "tengo prisa, explícate rápido" y que hay dos malditos ORLY, con la máquina marcando mal los nombres en cualquier idioma, también influyeron en que al final cogiéramos un taxi hasta el aeropuerto (sablazo incluido).

Pero claro, con el código de taxistas que se reúnen en la parada, nos tocó dar una segunda mini-pateada (en mi estado, todas estas pequeñas distancias eran insufribles, ju~). Una vez allí, nos subimos a un primer taxi del que tuvimos que bajar porque no aceptaban tarjetas. El segundo ya sí. Pero claro, éste iba terriblemente lento en la carrera. Y no sólo eso, sino que luego se estuvo mil años para cobrar el importe, y ni siquiera lo consiguió, que hubo que ir a un cajero a sacarlo. Entre pitos y flautas, y aún optimizando todos nuestros recursos y tiempo, llegamos con sólo 8 minutos de retraso para recoger la tarjeta de embarque. No nos dejaron subir, tuvimos que comprar el billete para el siguiente vuelo, a las 22h (segundo sablazo). En fin, una racha de mala suerte que nos acompañó a full. Sólo quedaba reírse y resignarse. A veces suceden cosas así.

El resto del viaje no tiene más misterio: me encerraron en el baño mientras lo limpiaban (xD), compramos algo de cena con los últimos euros, subimos al avión y aterrizamos en Bcn 20 minutos antes de lo previsto. Me quedé muy happy con el viaje, lo pasé genial y me gustó mucho la ciudad. ¡Espero volver en el futuro!

Con la tecnología de Blogger.