Prueba de trabajo: Análisis

ATTACK OF THE FRIDAY MONSTERS! A TOKYO TALE

Sensaciones Ghibli en formato comprimido

Attack of the Friday Monsters! es uno de los títulos que conforman el pack Guild02, lanzados en Occidente de forma individual a través de la Nintendo eShop. Ponte en la piel del joven Sohta para volver a experimentar la vida desde los ojos de un niño.

Level-5 lo ha vuelto a hacer. Cuando la gran mayoría de compañías célebres en Japón se han estancado y ven cómo sus franquicias de éxito ya no hacen honor a su nombre, el estudio de Akihiro Hino no deja de maravillar más allá de sus fronteras con títulos de toda índole, todos ellos imbuidos de una calidad sobresaliente. El caso que nos ocupa, desarrollado junto a la desconocida Millenium Kitchen, es el perfecto ejemplo de joya puramente japonesa, que demuestra que los desarrolladores nipones deberían centrarse más en hacer lo que mejor se les da en lugar de mirar tanto hacia Occidente.

Y digo desconocida porque es este el primer juego de Millenium Kitchen que recibe localización oficial. El estudio, cuyo máximo exponente es el diseñador Kaz Ayabe, cuenta con tan solo 9 empleados. Se fundó en 1997 y, desde entonces, su reducido historial abarca seis juegos, incluyendo este, perteneciendo los cinco anteriores a una misma saga, Boku no Natsuyasumi (My Summer Vacation), de la cual Attack of the Friday Monsters! hereda su fórmula específica. De hecho, es difícil comparar el juego con otros títulos, pues no se parece a nada que haya ahora mismo en el mercado.


El protagonista de esta historia es Sohta, un niño de 10 años que se acaba de trasladar con sus padres a un pequeño pueblo rural en Setagaya (Tokio). Es 1970 y el fenómeno del momento son las series tokusatsu (efectos especiales, grandes monstruos y superhéroes). Es más, en todo momento se nos recuerda que en esta población, que cuenta con su propio estudio de televisión, los monstruos y superhéroes salen a luchar cada viernes. Cita obligada que fascina por igual a niños y adultos.

Durante todo el juego asistiremos a una trama que juega con la intriga, con la ambigüedad. No es que vayamos a luchar contra dichos monstruos, es que siempre vamos a estar con la incertidumbre de su misma existencia. Attack of the Friday Monsters! es casi un homenaje a la infancia de antaño, planteando una historia y unos diálogos desconcertantes para el jugador, que no dejará de preguntarse si los habitantes del pueblo le están tomando el pelo o todo va en serio. Ya que manejamos a un niño, todo a su alrededor adquiere ese carácter infantil y, cuando se comunica con los adultos, estos responden exactamente como Sohta espera, de un modo que nunca se da en la vida real, pero con el que cualquier menor de 10 años se sentiría identificado. Lejos de resultar ñoño o absurdo, este recurso se convierte en una de las grandes bazas del juego.

En cuanto a la jugabilidad, es difícil encajarlo en un género concreto. Attack of the Friday Monsters! es, simplemente, una aventura. La mayor parte del tiempo basa su atractivo en la exploración, diálogos y recolección de glims (orbes que se traducen en la obtención de cartas), aunque su núcleo más jugable son los combates con cartas, de mécanica bastante sencilla basada en el triángulo piedra-papel-tijeras. Estos combates solo se dan contra otros niños, pues se plantea como el juego de moda en el patio del colegio.


A nivel técnico, la obra de Kaz Ayabe ofrece un aspecto visual exquisito. Los gráficos son coloridos y cautivadores, con diseños dignos de la factoría Ghibli. Esta sublime ambientación se refuerza con unas animaciones detallistas que harán esbozar más de una sonrisa: desde la mochila rebotando a las espaldas del joven Sohta hasta los encantadores conjuros que se lanzan los niños al perder una partida de cartas. Todo el juego rebosa mimo y cuidado para encandilar al jugador, tanto personajes como escenarios exteriores e interiores.

La banda sonora no se queda atrás. La música, compuesta por Hideki Sakamoto (con colaboraciones en la saga Yakuza y Echochrome I & II), es también memorable. El repertorio musical no es muy amplio, pero es que tampoco es necesario para un título que dura 5 horas. Tenemos melodías alegres, de tensión o acción, delicadas... cada una tiene un carácter único para poner el broche de oro a las distintas escenas. Y, cuando no suene ninguna música, sorprenden los fantásticos sonidos ambientales, en que oímos los pajaritos, el río a lo lejos o las vecinas cotilleando en la calle principal.

En resumen, podemos afirmar que Attack of the Friday Monsters! es una de esas rarezas que permanecen ajenas al mundo contemporáneo, las tendencias o técnicas comerciales. Se trata de un juego de autor, con una sensibilidad típicamente japonesa que enamorará a cualquier fan del Studio Ghibli y obras similares. Un imprescindible de la tienda virtual de Nintendo 3DS.


Jero

--------------------------------------
Jugabilidad: Ritmo pausado y contemplativo, animado por la recolección de glims y los combates del juego de cartas. No es su punto fuerte y tampoco lo pretende, por lo que no es recomendable para los que se saltan diálogos y quieren ir directos a la acción.
Gráficos: Coloristas, alegres y cautivadores. El nivel técnico es sensacional, tanto por la atención al detalle como por sus preciosas animaciones.
Sonido: La banda sonora es de gran nivel, con melodías de carácter diverso y calidad notable. Los efectos de sonido están especialmente trabajados, contribuyendo a la magnífica ambientación. Voces en japonés.
Duración: La aventura principal dura unas 3-4 horas, que se ampliarán hasta las 5-6 horas si, al finalizarlo, se completan las tareas secundarias pendientes. No hay ningún aliciente a la rejugabilidad.

Conclusión
Attack of the Friday Monsters! es una aventura singular, cortita, pero intensa. Su gran atractivo recae en la ambientación, la trama y sus maravillosos diálogos, aportando una perspectiva propia de la infancia que fascinará a los adultos que sintonicen con el estilo.

--------------------------------------
Si te ha gustado, te gustará:
No te quedes solo en el juego:
  • Películas: Mi vecino Totoro y Ponyo en el acantilado
Con la tecnología de Blogger.